Tratamiento para tener manos y pies sin callosidades

155317037.jpg iStockphoto/Thinkstock

Ya sea que hayas dejado atrás el verano hace apenas algunas semanas, o te prepares para recibir la temporada de calor, inevitablemente tu piel merece cuidados especiales para remediar los efectos de la intemperie, con la cual los callos y asperezas no pueden tener lugar. Por ello hoy veremos un sencillo tratamiento para tener las manos y pies sin callosidades.

Antes de comenzar el tratamiento

Lo primero que debes saber es que las zonas resecas y resquebrajadas de la piel, presentes principalmente en los talones, pero también en partes como codos o las palmas de las manos, se deben generalmente al efecto del aire, el sol, el rozamiento con la arena o al calzado, y a malas condiciones de hidratación y humectación de la piel; por lo que cuidar especialmente estos últimos aspectos resulta muy importante para tratar y evitar las callosidades.

Tratamiento para tener manos y pies sin callosidades

Ablandar las callosidades

6871052592_1a66f15bec_b.jpg InterContinental Hong Kong/Flickr

Lo primero que deberás hacer para tratar las callosidades de las manos y los pies, es ablandar toda la zona endurecida y resquebrajada de la piel, para que el siguiente paso de extracción sea mucho más sencillo de realizar.

Para esto puedes valerte de baños calientes, preparando una solución de sales minerales en la tina o una palangana, en la que deberás colocar a remojo la zona callosa que quieras ablandar, y dejar actuar durante unos 15 minutos.

Esto es conveniente que lo hagas inmediatamente antes de realizar cualquier tratamiento para exfoliar la piel reseca, pero para que el reblandecimiento sea mayor se recomienda comenzar con esta primera etapa algunos días antes de realizar este tratamiento.

Exfoliación de las callosidades

BBA_047.jpg Stockbyte/Thinkstock

Una vez que toda la piel áspera y endurecida, tanto de las manos como de los pies, ha sido ablandada, se debe comenzar con la etapa de exfoliación, con la que se irá retirando suavemente toda la piel dañada y dejando en la zona una superficie de piel suave y susceptible de regenerarse con mayor facilidad.

Y para hasta resulta perfecto el uso de la piedra pómez, un producto completamente natural que con solo frotarlo suavemente sobre la piel te permitirá eliminar todo el tejido dañado y antiestético de forma sencilla y sin dolor. Así mismo, las esponjas vegetales también pueden serte muy útiles para esta tarea, presentando una capacidad de exfoliación muy buena, especialmente para los talones.

Una vez que hayas exfoliado la piel reseca y la hayas quitado, procede a utilizar una crema hidratante, de esta menera mantendrás la piel sana por más tiempo.

Cualquiera sea la opción que elijas para tratar las callosidades, recuerda tener especial cuidado a la hora de tratar las palmas de la mano, ya que estas zonas son mucho más sensibles que los codos o talones, por lo que asegúrate de ablandar muy bien esta parte del cuerpo y de frotar las callosidades con suavidad.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.