Jengibre cristalizado: saludable, práctico y muy sabroso

Jengibre-cristalizado-saludable-practico-y-muy-sabroso-1.jpg KAppleyard - RF - Thinkstock

El jengibre es uno de los productos naturales más saludables que existen, pues no en vano se los consume desde la antigüedad, ni le hemos dedicados tantos artículos.

Sus beneficios son tan amplios que sin duda esta raíz debería ser parte permanente de nuestra despensa gastronómica y médica, por lo que hoy compartiré una fácil receta con la que podrás preparar jengibre cristalizado: una forma muy sabrosa de preservar esta raíz y de tenerla siempre a mano frente a un caso de mala digestión, resfrío, sistema inmune bajo, o para muchas afecciones más.

Beneficios del jengibre cristalizado

Jengibre-cristalizado-saludable-practico-y-muy-sabroso-2.jpg Cedric Carter - RF - Thinkstock

Son múltiples los beneficios que proporciona esta raíz, pero preparado de forma cristalizada, el jengibre resulta ideal para tratar problemas de digestión, cuadros de náuseas (ya sea por embarazo, mareo o quimioterapia), estados gripales, para la salud cardiaca y arterial, estimular la circulación sanguínea, o incrementar las defensas del sistema inmunológico. Todo esto de una forma muy sabrosa, que perfectamente puede consumirse como si fuera una galleta, por lo que no te será problema dárselas también a los niños.

Cómo preparar jengibre cristalizado

Ingredientes:

  • 300 gramos de jengibre sin cáscara
  • 2 tazas de azúcar, miel o panela (preferiblemente)
  • 1 cucharada de agua

Jengibre-cristalizado-saludable-practico-y-muy-sabroso-3.jpg Quanthem - RF - Thinkstock

Preparación:

  • Comienza cortando el jengibre en rebanadas finas, y practicándole a cada una de estas pequeños orificios con un tenedor.
  • Ahora enciende el fuego y vierte la cucharada de agua en un sartén. Si el agua no alcanza a cubrir toda la superficie, puedes añadir un poco más.
  • Mezcla las rodajas de jengibre con el azúcar, la miel o la panela derretida, dependiendo de lo que utilices, y vuelca esta mezcla en el sartén.
  • A medida que el azúcar se vaya derritiendo, reduce el fuego a su nivel mínimo y deja que se cocine durante alrededor de una hora, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.
  • Cuando el azúcar se haya convertido en un jarabe y comience a hervir, retira la sartén y revuelve bien para separar las rodajas de jengibre.
  • Vuelca todo el preparado en una bandeja y separa las rodajas para que se sequen sin pegarse.
  • Cuando tengas tu jengibre cristalizado listo, solo guárdalo en un recipiente hermético para reservarla hasta por un par de meses.

Ten en cuenta que durante este proceso el jengibre puede reducir un poco, por lo que al final se suele obtener solo unos 180 gramos de jengibre caramelizado, pero que resultan suficientes para consumir de vez en cuando para tonificar el organismo y estimular el sistema inmunológico.

Artículos recomendados

1 Comentarios

Receta de jengibre confitado.

Mar, 2012-11-13 16:17
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.