Curación de huesos rotos con L-arginina

Curación de huesos rotos con L-arginina  3_0.jpg

L-arginina es un aminoácido natural presente en los alimentos con un alto contenido de proteínas, utilizado para el tratamiento de diversos problemas de la salud, considerándose también muy probables sus beneficios para la curación de huesos rotos.

Función de la L-arginina

Los aminoácidos constituyen un apoyo clave para los procesos del organismo. En el caso de la L-arginina, el cuerpo la transforma en óxido nitrico, para dilatar los vasos sanguíneos y estimular la producción de insulina y hormonas del crecimiento.

L-arginina y la estructura ósea

Si bien aún no se han obtenido datos determinantes, varias investigaciones han puesto en evidencia los beneficios que aportaría la L-arginina para la recuperación de los huesos rotos, constatándose que la ingesta del aminoácido por vía oral permitiría sanar más rápidamente una fractura ósea.

Curación de huesos rotos con L-arginina  2.jpg Mark Kostich - RF - Thinkstock

Otros usos de L-arginina

Entre los diversos usos que se le da a este aminoácido figuran los tratamientos para la disfunción eréctil y la insuficiencia cardiaca, la hipertensión, los dolores de cabeza y los resfriados. También se han demostrado sus notorios beneficios para casos de mal funcionamiento de los riñones, mejorando las funciones del sistema inmune y como preventivo de la emaciación o pérdida de peso provocada por alguna patología.

Además, el aminoácido L-arginina fomentaría la el flujo sanguíneo en pacientes diabéticos y mejoraría el funcionamiento de los riñones en personas con transplantes recientes.

Forma de consumir la L-arginina

Curación de huesos rotos con L-arginina  4.jpg Valentyn Volkov - RF - Thinkstock

Las mejores fuentes alimenticias para consumir L-arginina de forma natural son los mariscos, las carnes rojas y de ave, las semillas, los frutos secos y los vegetales con un alto contenido en proteínas, como el maíz.

Muy probablemente todos hayamos sufrido en alguna ocasión el verdadero martirio que es tener un hueso roto, no solo por el dolor de la fractura en sí mismo, sino por la molestia de su lenta recuperación, que hasta podría no terminar soldando como debiera. Por ello, una buena forma natural de complementar el tratamiento medico de las fracturas óseas es mantener una dieta rica en aminoácidos de L-arginina.

Artículos recomendados

Comentarios