Remedios caseros para tratar las quemaduras

115914264.jpg iStockphoto/thinkstock

Aunque existen diferentes niveles de quemaduras y las más graves deben verse inmediatamente con el médico, lo cierto es que hay algunas más leves que sufrimos en la cotidianidad y que pueden ser tratadas con remedios caseros muy eficaces.

Remedios caseros para las quemaduras

Aceite vegetal

Un remedio apropiado para las quemaduras es colocar en la zona dañada un pedazo de algodón mojado en aceite vegetal. El aceite de castor se reconoce especialmente porque refresca la zona quemada y ayuda a sanar la herida.

Harina

139792883.jpg iStockphoto/thinkstock

La harina de trigo puede emplearse para curar las quemaduras si se aplica en la lesión. La humedad que se produce sobre la superficie quemada es absorbida por la harina formando una pasta que impide la entrada del aire y mantiene la cubierta húmeda y flexible.

Si la lesión es un poco más severa y la cubierta se seca, es menester enjuagar de inmediato con cuidado y poner harina fresca.

Papa

78290896.jpg Goodshoot/thinkstock

La papa también ejerce un efecto refrescante sobre las quemaduras. Se deben rallar y aplicar en el área lastimada y cambiar frecuentemente.

Miel

La miel produce alivio inmediato en las quemaduras leves. Solo debes embadurnar con miel un trozo de algodón y aplicar sobre las lesiones.

Bicarbonato de soda

El bicarbonato de soda es otro buen remedio contra las quemaduras. Se puede rociar un poco directamente sobre la herida o hacer una solución saturada de soda, mojar un paño suave y aplicar cuidadosamente en la zona afectada. Debe cambiarse conforme se seque. Retira una vez el dolor se alivie.

Ungüentos

Las quemaduras profundas deben ser debidamente cubiertas. Un remedio casero es taparlas con una gasa empapada en uno de los siguientes ungüentos:

  • Aceite de Carron: mezcla el aceite de Carron con agua de limón y bate hasta que se haga una crema.
  • Aceite de semillas de lino: aplicar el aceite en la herida y cubrir con seda o papel aceitado.
  • Bálsamo de Gilead: este es un ungüento suavizante que puede usarse para tratar las quemaduras y abrasiones.

Clara de huevo

106397084.jpg iStockphoto/thinkstock

Las claras del huevo sirven como una cubierta refrescante para las quemaduras. Evita que el aire entre y previene el dolor y la inflamación.

Estos remedios caseros son muy útiles para tratar las quemaduras menos severas, pero recuerda siempre que si las lesiones son de gravedad se requiere acudir al médico inmediatamente.

Artículos recomendados

Comentarios

1 Comentarios

Tenia tan solo 4 años cuando sufrí la más grande quemadura, me queme del pecho hasta los muslos con agua hirviendo, mi mamá desesperada me quito el pulóver que tenia puesto, ese día lo recuerdo muy bien, y con él salio parte de mi piel que quedó pegada a la ropa parecía plástico derretido, lo primero que mamá hizo fue llevarme al hospital claro, me vendaron toda, parecía una momia, no recuerdo cuánto tiempo, pero en unos día mamá me llevo de vuelta y fue peor que la primera vez, las gasas quedaron pegadas a mi carne por todo el pecho, le echaron agua oxigenada y comenzaron a arrancarlas, imagínense el dolor, quede todo a carne viva, mama muy desesperada, no permitió que me vendaran de nuevo. Me llevo a casa así toda sangrada y un abuelito le dijo a ella si quieres que sane solo debes de hacer una cosa, y le pregunto qué debía hacer y él le dijo cocina todo los huevos caseros que puedas encontrar en agua y luego quita en un sartén toda la yema y cocínalo sin nada sin aceite solo moviendo la yema con un tenedor aplastándolos por el sartén, tienes que aguantar el olor porque es muy desagradable, apriétalo hasta que se vuelva negro y al final de ese salga un aceite, deja enfriar y colocarlo todo los días sobre las heridas. Mi mamá hizo paso por paso todos los días, aunque los vecinos se quejaban por el tremendo olor que tenia, todos los días, hasta que se creo una cáscara dura como esa cuando te raspas y queda, pero esto era mas gruesa y de apoco se descascaba y el resultado fue asombroso, no había rastro de quemadura solo una nueva piel tierna sin cicatriz, ni machas un resultado milagroso. Hoy en día doy Gracias a Dios que mi mamá escucho a ese abuelito que no recuerdo su nombre pero sus sabios consejos fueron de gran utilidad para que yo no quedara con esa fea cicatriz que parece plástico quemado sobre tu piel, todo arrugado que muchas personas tienen y que deben de pasar operación tras operación para arreglarlo. Espero que sirva para alguien este testimonio, una cosa muy importante es que no traten de curar la piel dañada, mejor es descascar todo, resulta mejor a carne viva porque si la piel dañada vuelve al lugar y se cura queda feo, es mejor al producirse la quemadura sacar la piel dañada y colocar en el lugar aceite de huevo para regenerarse y que se cree una piel nueva, también con la nueva piel no se debe exponer directamente al sol porque puede dañar el pigmento y quedar con manchas al menos un tiempo determinado se debe proteger con una suave tela o ropa ligera. Dios les bendiga.

Jue, 2012-08-23 01:00