Musicoterapia para la fibromialgia

111932989.jpg iStockphoto/thinkstock

Indudablemente el dolor es siempre fuente de estrés, en cambio la música, cuando es la adecuada, lo es de placer y relajación. La música, en sus infinitas expresiones y manifestaciones, el sonido, los ritmos, las melodías, acuden a nuestro psiquismo proporcionando alivio allí donde las tensiones no dejan espacio más que para contracturas y depresiones.

Así lo han entendido quienes durante años se han dedicado a estudiar esta relación y han podido demostrar que la pareja funciona.

No es que no sea importante, pero el no llegar algunas veces a saber las causas exactas de un mal, no significa que no se pueda (y se deba), intentar buscar el alivio siguiendo técnicas de origen artístico más que científico: y eso está muy bien.

La fibromialgia es una enfermedad de la que aún se ignoran aspectos, por lo que a veces el tratamiento no puede depender de un único especialista. Y es en este punto donde la musicoterapia interviene: experiencias realizadas aplicando la técnica de imagen guiada con música (GIM), resultan de suma utilidad no ya para aliviar dolores sino avanzando un poco más para contribuir a la disminución de cuadros de ansiedad y depresión derivados del continuo dolor.

Por otra parte, y como otro beneficio añadido, las personas que padecen esta dolencia consiguen, en un clima exento de presión y de manera placentera, mejorar su situación emocional para poder alcanzar las motivaciones que necesitan para poder desarrollar una vida lo más normal posible.

Artículos recomendados

1 Comentarios

Como médico tangoterapeuta ya he tenido alguna pacienta con este duro diagnóstico de fibromialgia, en la cual hemos aplicado música de tango especialmente seleccionada. Bailar tango salón en abrazo cerrado, caminando en su mayor parte, sistema tangobica con muy buenos resultados de alivio temporario de los síntomas. En las sucesivas sesiones la duración del alivio se va prolongando.

Mar, 2011-12-27 16:03

Comentarios