Algunos protectores solares naturales

73271732.jpg Rayes

El Sol es uno de los factores que atentan contra la salud de nuestra piel. Todos sabemos que si vamos a la playa, en una piscina o si permaneceremos mucho tiempo al Sol debemos usar protector solar. Esto protege nuestra piel de la acción del Sol y evita que suframos quemaduras.

Un protector solar natural puede ser una buena opción si por alguna razón no podemos usar los protectores solares que normalmente se comercializan. O quizás simplemente porque preferimos productos naturales antes que los elaborados con sustancias químicas que desconocemos.

Algunos protectores solares caseros naturales:

Podemos mezclar 50 ml. de aceite de soja, 20 ml. de aceite de nueces y 30 ml. de aceite de aguacate. Removemos bien los ingredientes en un recipiente y guardamos en una botella limpia y seca. Aplicar en todo el cuerpo antes de la exposición al Sol. Es muy grasoso por lo que debe usarse con moderación.

Otro protector solar natural se prepara derritiendo a baño María una cucharada sopera de lanolina, una de aceite de coco y dos de aceite de sésamo. Por otro lado preparamos un té negro bien cargado y dejamos enfriar antes de unir todo hasta quedar una mezcla homogénea. Envasar en un frasco o botella de vidrio y mantener en el refrigerador. Esta receta es muy antigua y el índice de protección solar puede variar según la calidad de los ingredientes y las proporciones, que nunca son exactas.

El aloe vera es muy bueno para la piel, y entre sus múltiples propiedades encontramos que es un protector solar natural. Para esto extraemos el gel de una hoja de aloe, le añadimos diez cucharadas de aceite de germen de trigo y 20 gotas de aceite esencial de coco. Guardar en el refrigerador.

O podemos mezclar 2 cucharadas soperas de aceite de oliva o de germen de trigo, 100 cc. de zumo de zanahoria y 2 cucharadas de zumo de limón. Guardar en un frasco de vidrio oscuro cerrado herméticamente. Se debe agitar bien antes de usar y se conserva en el refrigerador por tres días como máximo.

Artículos recomendados

Comentarios