Remedios caseros con cebolla

120999459_0.jpg

La cebolla es una planta que brinda muchos beneficios para el hombre por sus propiedades medicinales. Podemos preparar algunos remedios caseros con cebolla. Con su jugo o bien mediante aplicaciones externas, simplemente cortando una cebolla al medio y frotándola sobre la piel, es muy buena para heridas, sabañones, furúnculos, para casos de quemaduras y manchas en la cara.

También es un alimento muy saludable para incluir en el menú diario y así mantener nuestro sistema circulatorio y digestivo en óptimas condiciones.

Algunos remedios caseros con cebolla:

Para la tos crónica, tos convulsa, bronquitis y asma se pican dos cebollas grandes en un plato y se le agrega una buena cantidad de azúcar. Dejamos reposar durante una noche y al otro día se toma el jarabe, unas pocas cucharadas cada tres horas.

Otro remedio casero para la tos se hace con la ralladura de una cebolla pequeña en una taza de leche caliente.

Para aliviar los síntomas de la gripe y el resfriado pelamos y picamos seis cebollas medianas y las echamos en un recipiente junto con cuatro cucharadas de miel. Dejamos en baño maría durante dos horas y colamos. Tomar una cucharada cada dos o tres horas.
Este jarabe es muy bueno para el dolor de garganta, la tos y el dolor de cabeza.

La cebolla también favorece la salud del cabello, se puede frotar una cebolla cortada al medio en el cuero cabelludo para combatir la perdida de cabello. Un tónico capilar natural se hace con zumo de cebolla y de limón, mezclándolo en partes iguales y masajeando la cabeza con la mezcla.

Contra los dolores en las articulaciones provocados por enfermedades como la artritis o el reuma, se hacen aplicaciones de zumo de cebolla en paños o en cataplasmas calientes directamente sobre las zonas afectadas. De la misma manera se pueden tratar los dolores de cabeza, migrañas o cefaleas.

Artículos recomendados

Comentarios