Remedios caseros para los sabañones

200210142-001.jpg Photodisc/thinkstock

Los sabañones son áreas hinchadas, enrojecidas e inflamadas de la piel que pican o arden como resultado de una exposición al frío. Los sabañones suelen presentarse en el lóbulo de la oreja, la nariz, las mejillas o en los dedos de las manos y de los pies.

Los sabañones se presentan ante los cambios bruscos de temperatura, y dependerá de la sensibilidad que presente cada persona a ellos y si sufre alteraciones metabólicas en general o de algún tipo circulatorio en concreto en la reducción en cuanto a la llegada de la sangre hacia las extremidades del cuerpo.

El tabaco y el alcohol son vasoconstrictores (disminuyen la circulación) y su consumo puede favorecer a la aparición de sabañones. También puede propiciar su aparición la ropa y la vivienda inadecuada para un clima húmedo y frío; y una alimentación carente de la cantidad necesaria de vitaminas A y C que requiere a diario el organismo.

Algunos remedios caseros para los sabañones son: la caléndula, se debe añadir 2 o 3 cucharadas de caléndula a un litro de agua y hervir durante 10 minutos. Pasado ese tiempo retirar del fuego. Con esta infusión lavarse en la zona afectada dos veces al día.

Cortar un nabo a la mitad y frotar las zonas afectadas con sabañones, esto reducirá la inflamación y las molestias. Pasar varias veces al día un par de gotas de jugo de limón sobre la zona afectada y cuando se tengan molestias y hacer un masaje.

Cocer 250 grs. de tallos o raíz de apio por litro de agua y hervir durante una hora efectuar baños por 10 minutos, tres veces al día, secar y proteger del aire. Hacer un emplasto mezclando una cebolla cruda machacada con miel y sal. Luego aplicar directamente sobre los sabañones mediante toallas mojadas con la mezcla y exprimidas. También se puede sumergir antes de dormir en la palangana las manos y pies durante 20 minutos. Después cubrir con guantes y calcetines durante el resto de la noche.

Artículos recomendados

Comentarios