Aceite de ricino para la buena salud

89905680.jpg iStockphoto

El aceite de ricino (en ocasiones mal traducido como aceite de castor) tiene muchas propiedades de las cuales la medicina natural ha sabido sacar provecho en innumerables ocasiones. La aromaterapia lo aplica como uno de sus tratamientos más completos, pues contribuye muy efectivamente a mejorar la salud general del individuo.

Los beneficios del aceite de ricino son múltiples, y son útiles en numerosas circunstancias.

Por ejemplo, en lo que refiere a salud de la piel este aceite esencial contribuye a combatir infecciones de nuestro mayor órgano. Este aceite contiene propiedades antimicrobianas naturales, y ayuda en casos de inflamación, quemaduras solares o estrías. Además, aplicando un poco de aceite de ricino sobre las arrugas podemos no sólo reducirlas, sino que prevenir su aparición futura.

Además, todo tipo de infecciones fúngicas pueden ser combatidas por este aceite esencial. Sea que padeces pie de atleta o infecciones debajo de las uñas, si aplicas aceite de ricino sobre la zona afectada con regularidad, en semanas los hongos habrán desaparecido.

Las personas que sufren de artritis encuentran en el aceite de ricino un importante alivio, pues este aceite esencial actúa sobre desinflamatorio sobre las articulaciones.

Finalmente, para aquellas personas que están quedando calvas, aplicar aceite de ricino sobre el cuero cabelludo es una buena estrategia natural para estimular el crecimiento del cabello.

Artículos recomendados

Comentarios