Silícea homeopática

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado por: Lucia Vazquez

La silícea homeopática es un mineral derivado del cuarzo y además uno de los medicamentos homeopáticos más valiosos, aunque cruda es inerte y no produce ningún efecto. Tiene la posibilidad de curar un montón de enfermedades diferentes, y tratar otras dolencias, aunque en general se utiliza poco y en dosis muy bajas.

¿Para qué se utiliza la silícea homeopática?

La silícea homeopática se utiliza en personas con diversos problemas y enfermedades, entre ellas la mala asimilación de los nutrientes, enfermedades de los huesos, caries, necrosis, ayudar a la cicatrización, mejorar las anginas, abscesos, dolores de cabeza, calambres, la sensación de frío, el crecimiento queloide, malos efectos de vacunas, procesos supurativos, personas que sufren mucho del frío.

El uso más común es en personas con un sistema inmunológico debilitado, con persistentes infecciones y mala nutrición, que padecen enfermedades crónicas. En general, la silícea homeopática suele usarse preferentemente en niños por la mala asimilación de nutrientes que mencionábamos con anterioridad. Los niños mal alimentados en general suelen tener la cabeza desproporcionadamente grande respecto al cuerpo, que es demasiado delgado excepto la zona abdominal, que es abultada. Suelen sudar bastante, tienen la piel pálida amarillenta.

También se suele administrar un poco de silícea homeopática luego de la vacunación, para evitar efectos secundarios de la misma como la hinchazón, la fiebre o la diarrea. En general, la silícea tiene la capacidad de tratar tejidos inflamados y que supuran, que pueden ir desde los molestos forúnculos hasta las amígdalas dañadas. Es útil también en caso de úlceras benignas y malignas, y en algunos problemas de los huesos, especialmente en la cadera y la rodilla, siempre y cuando sean leves.

La silícea homeopática es especialmente útil cuando tenemos catarro y congestión nasal, asma, y en aquellas personas que roncan mucho o tienen problemas en los pulmones y respiratorios, por ejemplo, en la tuberculosis. También para personas que sufren de estreñimiento, migrañas, oído pegajoso -condición por la que la persona tiene un poco de líquido en el oído-, personas que han trabajado mucho y están muy tensionadas.

No es recomendable que lo utilicen personas que tienen algún implante o elemento artificial en el cuerpo, ya que el sílice actúa expulsando los cuerpos extraños del organismo.

La silícea homeopática es uno de los tratamientos naturales más completos, aunque muchas veces es sustituida por otros tratamientos homeopáticos más fáciles de conseguir. ¿Alguna vez has probado la silícea homeopática? ¿Te ha dado resultados?

anterior Biodanza para estimular tu potencial humano siguiente Remedios caseros para bajar la barriga

Artículos recomendados

Comentarios