Gel de árnica

92254092_0.jpg

La árnica es una planta que crece en las zonas montañosas. Se utiliza para fabricar cremas de uso externo y en medicina homeopática para confeccionar medicamentos. Podemos encontrarla en farmacias naturistas y tiendas especializadas en forma de gel para aplicaciones externas.

El gel de árnica es muy conocido entre los deportistas ya que es ampliamente usado para reducir el dolor muscular o producto de golpes y contusiones, además de la gran ventaja de ser un remedio totalmente natural.

Este gel y su uso en homeopatía son las dos formas mas conocidas en que se la utiliza con fines medicinales. Es una planta toxica para nuestro organismo y se utilizan solo las flores y las raíces para fabricar el gel.

El gel de árnica ha demostrado ser de gran utilidad a la hora de calmar el dolor por inflamaciones e irritaciones de la piel en general. Es muy bueno para aplicar en caso de esguinces y ayuda a curar heridas, hematomas y quemaduras solares no solo por su acción calmante sino por sus propiedades desinfectantes.

Su acción terapéutica se debe a que provoca un aumento de flujo sanguíneo en las capas más cercanas a la piel acelerando el proceso de curación normal y provocando un efecto calmante. Aplicado inmediatamente después de un golpe o un esguince puede hacer que no aparezcan los hematomas típicos y puede usarse también con propósitos estéticos para limpiar y embellecer la piel.

Otros usos del gel de árnica que es muy apreciado por personas de la tercera edad es como calmante para artritis y dolores reumáticos.

El gel no tiene contraindicaciones pero recordemos que la árnica es solamente de uso externo y no puede ser consumida por nosotros sin el control de un profesional de la salud porque es una planta toxica para nuestro organismo. Tóxica y medicinal al mismo tiempo.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.