Remedios naturales para la psoriasis

Imagen de Rodrygo Pacheco
Enviado por: Rodrygo Pacheco

101544566_0.jpg

La psoriasis es una de las enfermedades más comunes, y no es tan ofensiva como para ser considerada una enfermedad grave, pero sí un serio problema estético. Por ello los remedios naturales para la psoriasis son una alternativa a tener en cuenta si se padece este problema.

Estas recetas caseras contra la psoriasis te ayudarán a evitar que esta enfermedad permanezca  por un tiempo prolongado en tu piel, y a continuación mencionaremos las recetas caseras más populares para que puedas cuidarte.

Uno de los remedios naturales para la psoriasis más comunes consiste en usar cuatro cucharadas de avena, 15 gramos de marrubio blanco y media taza de agua; de esta manera, cuando el agua ya se encuentre hirviendo añadir el marrubio blanco para retirarlo casi de inmediato del fuego.

Lo dejamos tapado y esperamos a que se encuentre tibio; a esta preparación la colamos y le agregamos la avena, dejándola reposar para aplicar en las zonas afectadas durante unos 20 minutos, luego de lo cual debemos lavar estas zonas.

Otro de los remedios naturales para la psoriasis consiste en realizar un baño de aceite de oliva con leche. Para esto lo que debemos de hacer es añadir dos cucharadas de aceite de oliva virgen sobre un vaso de leche que se encuentre al ambiente, moviendo esta mezcla hasta que se haga casi uniforme. Cuando esté completa y lista se la mezclará con el agua caliente que una persona vaya a bañarse, tratando de hacer que dicho baño dure unos 20 minutos y realizando este procedimiento por lo menos una vez por semana.

Debido a que los efectos de la psoriasis vienen a ser una escamación además de picazón en las partes de la piel afectada, es necesario que estas regiones encuentren debidamente humectadas e hidratadas, para lo cual se puede preparar una crema mezclando dos cucharadas de glicerina con una cucharada de miel.

Esta preparación hay que aplicarla sobre la piel antes de acostarse, haciendo pequeños masajes como una forma de activar la circulación de la sangre para permitir que este elemento penetre en el cutis. A la mañana siguiente hay que lavarse con agua tibia (muy recomendado si es en el rostro) para limpiar todo residuo que haya quedado en dicho lugar.

anterior Las esponjas marinas ayudarían a combatir el cáncer siguiente Remedios caseros para la celulitis

Artículos recomendados

Comentarios