Bayas de enebro

157705310.jpg iStockphoto/thinkstock

Las bayas de enebro son el fruto de una planta leñosa, denominada con el mismo nombre: enebro. Su fruto (las bayas) tiene color verde mientras está en el árbol, y luego se va oscureciendo hasta madurar. Cuando se secan y se tornan de color azul, púrpura o negro, ya están prontas para su aplicación culinaria.

Uno de los usos más conocidos para las bayas de enebro (también denominadas enebrinas o nebrinas) es la aromatización de la ginebra. De hecho, su nombre en francés es lo que le dio nombre a la bebida. También participa en la aromatización de otras bebidas, como la ginebra holandesa o la cerveza finlandesa Sahti.

El enebro se encuentra en las zonas montañosas y frías de Europa, Asia y Norteamérica. Las bayas de enebro son más valoradas por sus propiedades medicinales, que por sus propiedades culinarias. Se cree que las mismas aumentan la resistencia física, ayudan en la digestión, tienen propiedades balsámicas, expectorantes, diuréticas y antisépticas,  entre otras.

Como cuenta saludyvidas, la fama de estas bayas se debe a Sebastián Kneipp. Él fue quien las introdujo como remedio naturista. Desde entonces, constituyen uno de los remedios caseros más frecuentes en todos los hogares.

Kneipp recomendaba su uso contra el reuma, y para ello había que masticar varias bayas. Hoy día, también se sabe que su aceite esencial irrita el tejido nefrítico. Por lo tanto, su uso debe limitarse a aquellas personas que no padezcan una afección o trastorno renal.

Etiquetas

Artículos recomendados

1 Comentarios

bn

Vie, 2010-07-02 11:56

Comentarios