Curar la hepatitis C con hojas de arándano

Imagen de Carlos Dan
Enviado por: Carlos Dan

El virus de hepatitis C está instalado en entre 270 y 300 personas en todo el mundo. Se trata de una enfermedad hepática contagiosa que puede traducirse en una infección suave, pero que al ser crónica puede finalizar con una infección generalizada que ponga en riesgo la vida del paciente.

Actualmente la medicina convencional trata la hepatitis a través de medicación, y por supuesto que la higiene personal juega un papel fundamental en ello. En esta ocasión un grupo de investigadores japoneses de la Universidad de Miyazaki se han puesto el objetivo de encontrar esperanzas para curar la hepatitis en el terreno de la medicina natural, y han encontrado en las hojas de arándano una potencial solución a ello.

Analizando varios productos agrícolas, Hiroaki Kataoka y su equipo destacaron entre ellos a las hojas de arándano al haber encontrado en ellas taninos condensados. Éstos representan un riesgo tóxico consumidos más allá de ciertos niveles, pero en el caso de las hojas de arándanos los mismos están en los niveles justos como para obtener beneficios de ellos.

Publicada en el Journal of Biochemistry, la investigación destaca el papel de los taninos en calidad de flavonoides, actuando de tal manera que bloquean la replicación del virus de hepatitis C, inhibiendo su generalización.

Los taninos condensados también se encuentran presentes en el vino y en las uvas, aunque en niveles que pueden resultar tóxicos. Los arándanos representan un recurso justo e ideal de los mismos, y los investigadores pretenden continuar el trabajo investigándolo para saber si es posible elaborar suplementos con ellos.

anterior Cuidando los Riñones siguiente El Método Sedona

Artículos recomendados

Comentarios