Un masaje facial por la mañana

136650814_0.jpg

No existe nada más indicativo de que tienes sueño que tu rostro en la mañana. Bolsas hinchadas alrededor de los ojos, eventuales ojeras, redes de lagañas, mejillas hinchadas y hasta una eventual marca de almohada son todos elementos que forman parte del rostro matinal. ¿Cómo deshacerte de él? La respuesta está en tus manos.

Nada mejor que un buen auto-masaje matinal para terminar con este rostro endemoniado. Este masaje puedes realizarlo con o sin aceites y cremas, simplemente frotando tus manos sobe tu rostro de forma relajante. Aplica el masaje de arriba hacia abajo, o desde adentro hacia afuera. La presión debe ser suave, recuerda que te estás despertando.

De lo contrario, puedes hacer algunos ejercicios de estiramiento facial, incluso para complementar el masaje. Abre y cierra tu mandíbula anchamente, contrae la nariz y estira tu mentón. Realiza este masaje facial unas cuantas veces. Lávate el rostro y estarás como nuevo.

Estos masajes no sólo te permitirán comenzar el día literalmente con otra cara, sino que además son muy beneficiosos para tus músculos faciales. Podrás con ellos prevenir las arrugas, y si aplicas alguna crema rejuvenecedora, también mejorar el estado de tu piel.

Artículos recomendados

Comentarios