Melatonina y dulces sueños

86506289.jpg Goodshoot/thinkstock

La Melatonina o N-acetil-5-metoxitriptamina es una hormona encontrada en todos los organismos vivientes, en concentraciones que varían de acuerdo al ciclo diurno/nocturno. En humanos es producida por la glándula pineal, que se encuentra en el centro del cerebro, en la superficie dorsal del diencéfalo.

La secreción de Melatonina ocurre durante la noche como reacción a la oscuridad. Su nivel máximo lo alcanza a media noche, y va disminuyendo a medida que se aproxima la mañana y que su síntesis y circulación se ve inhibida por la luz.

La melatonina, además, se puede consumir. ¿Para qué? Pues fácil, funciona como una píldora para dormir, pero más natural. Esa sustancia que secretamos en forma natural, ayuda a nuestros a regular los ciclos de sueño. La cantidad de melatonina producida por nuestro cuerpo aminora a medida que envejecemos y al consumirla, mejoramos esa pérdida.

Esa pérdida de melatonina, es una de las razones que los científicos atribuyen al hecho de que la gente joven tiene menos problemas para dormir que la gente mayor. Cuando el hombre envejece, la glándula pineal se calcifica y produce menos Melatonina. Los niveles de Melatonina son abundantes en los niños, pero disminuyen con la pubertad y declinan regularmente, más de 90%, hasta los 70 años de edad.

La Melatonina es utilizada para regular y controlar el reloj biológico: mejora el sueño, estimula el sistema inmune y protege el sistema nervioso central.

Si tienen problemas para dormir, antes de recurrir a las pastillas tradicionales, ¡recurran a la melatonina!

Artículos recomendados

Comentarios