Remedios caseros para el dolor de garganta

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado por: Lucia Vazquez

El dolor de garganta es una de las cosas más molestas de los primeros fríos, sin embargo, no entraña riesgos mayores. Igualmente, es importante conocer algunos remedios caseros para el dolor de garganta, de forma que evitemos sufrir el mínimo del dolor y evitar que pueda convertirse en una gripe, llagas o cualquier otra afección. El dolor de garganta es una inflamación de la faringe por causas virales y bacterianas principalmente, aunque puede suceder por otras cosas -fumar, alergias, abuso del uso de la garganta-.

Remedios contra el dolor de garganta

Primero que nada, si tenemos un dolor de garganta muy fuerte, debemos hacer reposo. De esta forma, le dejamos más energía al cuerpo para que haga frente a la infección.

Podemos hacer diferentes tipos de gárgaras: por ejemplo, con té de hoja de frambuesas, hecho con una taza de agua hirviendo y dos cucharaditas de hojas secas, que repose 10 minutos, se cuela y está listo para beber. Las gárgaras de salvia también son beneficiosas: mezcla una cucharadita de salvia en una taza de agua hirviendo, dejamos reposar 10 minutos, colamos, añadimos una cucharadita de vinagre de manzana y otra de miel.

Podemos hacer gárgaras de una taza de agua hirviendo con media cucharadita de cúrcuma y media de sal, dos veces al día. Sin embargo, si no nos llevamos bien con las gárgaras podemos mezclar la cúrcuma en leche y beberla. Pero si lo que queremos es cortar las flemas, bastará con gárgaras de agua tibia con sal.

Otro remedio eficaz para el dolor de garganta es la preparación de una bebida de una taza de agua, 1 cucharada de miel y una de vinagre de manzana. Bebemos lentamente pero sin dejar que se enfríe. Los rusos, que viven en un región muy fría, dan una solución rápida pero un tanto asquerosa: preparamos en una taza de agua calienta, una cucharada de rábano picante, una de miel y una de clavo molido. También podemos cortar un diente de ajo por la mitad, colocar cada una en la parte interna de las mejillas y chuparla como si fuera un caramelo. Otra buena opción, bastante clásica, es el agua o té con miel y limón.

También debemos evitar los líquidos muy fríos e intentar beber cosas calientes como té, café, sopa y otros, y debemos evitar la deshidratación. Además, podemos aprovechar para comer caramelos duros, ya que el azúcar calma el dolor de garganta y ayuda a mantener la garganta húmeda. Podemos hacernos baños de vapor poniendo la cara sobre un recipiente con agua hirviendo y la cabeza cubierta con una toalla para mantener el vapor. Si queremos podemos añadir al agua un par de gotas de aceite de eucaliptus.

Con estos remedios caseros para el dolor de garganta, ya no volverás a sufrir al tragar, respirar o dormir. Prueba el que más te convenga, y cuéntanos cuál te ha dado más resultado.

anterior Propiedades saludables del chocolate siguiente Ejercicios de respiración para dejar de roncar

Artículos recomendados

Comentarios